Ahora con Charly Buffalo no pretende otra cosa que homenajear al cantante y técnico de sonido que titula la obra, al amigo fallecido el año pasado y cuyo nombre de pila era Vicente Ausina. Y qué mejor forma de hacerlo que escuchando, precisamente, al mismo Buffalo. Bort para ello edita en disco compacto ocho canciones que él mismo compuso para que cantase Charly, temas que se grabarían en los Estudios Pertegás (Chirivella) el ya lejano mes de diciembre de 1980.

El disco es un curioso compendio de estilos que retratan a la perfección una etapa muy característica y abierta en la música española. Así, y mientras ‘Moonlight’ tiene ese fluir de lapsicodelia de finales de los años 60 de la década pasada, ‘Tanto Como Dure’ moldea el ritmo de un pop emocionante y con el impulso de Charly Buffalo frente al micrófono, garantía de un resultado especial. ‘Movida General’ pareciese de Coz y ‘En Cada Cara Rock & Roll’ sin duda personifica el espíritu de los primeros Burning. El blues atrapa desde ‘Mucha Cara Baby’ y la escena de Frisco se contonea con curvas de fémina sensual por los minutos de ‘A Woman’. Hasta hay un tributo a John Lennon (‘A Lennon’), no digo más.

Es por tanto este disco, Charly Buffalo, no sólo un correctísimo conjunto de piezas musicales, también ejemplo inquebrantable de un periodo insustituible en lo que se reconoció cual música moderna en la piel de toro.

Sergio Guillén

Share